Muchas mujeres desde niñas sueñan con su vestido de novia ideal, así que desde el día en que te pidan matrimonio y digas “acepto” puedes poner tu imaginación a trabajar para lucir como una princesa de cuentos el día de tu boda.

Los vestidos de las estrellas, miembros de la realeza y más, suelen servir de inspiración pero no todos los diseños se ven igual en cuerpos distintos.

He de ahí que lo más importante es que tu vestido de novia tenga que ver contigo, que sea tu estilo, que te haga sentir bien.

Retoma las recomendaciones que hicimos en el artículo sobre la locación de la boda y la elección de la fecha, pues el diseño siempre debe ir acorde a la época del año, el lugar, el clima, e incluso si la ceremonia será en una iglesia grande o pequeña, pues si anhelas lucir un vestido con una cola larga y glamorosa, es preferible que elijas una iglesia con pasillos anchos y espaciosa donde puedas exhibirla.

Este tipo de vestidos usualmente se utilizan en bodas de noche, ya que de día suelen ser vestidos más sencillos, igual de elegantes y delicados, pero menos brillantes, pesados y recargados.

Tradicionalmente el vestido de novia es de color blanco, sin embargo, desde hace algunos años se suelen utilizar detalles en color o combinar varios tonos de la paleta beige o champagne con el predominante blanco. Además, jugar con los tonos, resaltará la forma y el diseño del traje en las fotos.

Lo mismo pasa con las formas y texturas, puedes mezclar algo de cuero con encajes, organza, tul, raso y tafetán, o si eres más atrevida, utiliza algunos apliques en metal.

El vestido ideal lleva los zapatos ideales. Es importante que estés cómoda durante toda la celebración, usualmente la mayoría de las novias opta por un tacón bajo, zapatos de plataforma o unos lindos zapatos boca de pez.

Recuerda que los zapatos que vayas a usar el día de tu gran evento, son los mismos que debes usar en cada prueba de tu vestido con la modista o llevarlos a la tienda al probarte distintos trajes, así podrás medir el largo del vestido con mayor precisión.

Algunas novias optan por llevar un look más sobrio y recatado en la ceremonia religiosa y luego convertir el mismo vestido en un outfit mucho más sexy jugando con el largo de la falda, los accesorios, o el velo y el peinado al momento de la fiesta.

¿Cuánto cuesta lucir como de la realeza? Hay toda clase de precios, pero siempre debes considerar que a mayor cantidad de detalles y mientras más sofisticado sea en cuanto a diseño y telas, más elevado será el costo.

Lo importante es que disfrutes cada minuto de la preparación de este gran día, recuerda que sin importar las tendencias del momento, las reglas del estilo que llevas las impones tú. Lo principal es tu actitud portando el vestido, tu seguridad en el andar y la felicidad que sentirás al usar dicho traje.

El Vestido de la Novia, el Gran Protagonista
5 (100%) 5 votos