Siempre se comenta que la boda es de los novios, son ellos quienes tienen la palabra final en torno a los detalles de la celebración. Sin embargo, es importante complacer a los invitados en la parte gastronómica.

Retoma las ideas que compartimos en los artículos sobre el lugar ideal para la recepción y la decoración de la boda, pues tanto el concepto como el venue influyen en la elección del menú.

El salón de eventos y la decoración influyen en el menú

Si han elegido una boda vintage muy elegante y glamorosa, no es recomendable un menú vanguardista, o si se trata de una boda en plena ciudad, con aires urbanos, lo mejor es ofrecer platos tradicionales, nada muy elaborado ni exagerado.

Tómate unos minutos con tu pareja para que repasen el presupuesto de la boda, pues tal y como lo indicamos en el artículo sobre dicho cálculo de gastos e inversión, la comida y bebida utiliza gran parte de éste.

Se recomienda servir primero un cóctel o aperitivo, así podrás disminuir la cantidad de comida en el plato principal.

Éste varía si el banquete es almuerzo o cena, en el primero se suele servir un plato fuerte contundente, de estilo sobrio y pesado, mientras que si se trata de una cena, lo más usual es ofrecer platos ligeros que admiten una presentación elaborada, original y atrevida.

Y por supuesto, verifica el artículo con recomendaciones para elegir la fecha de la boda, pues debes considerar la estación y temporada al seleccionar el menú, por ejemplo, para incluir platos refrescantes en verano o época de sequía y calor.

Elige un menú de boda equilibrado

Es vital que ofrezcan un menú equilibrado, combinando platos de sabor potente con sabores más ligeros y delicados.

Pueden empezar la comida con alguna crema o ensalada, luego alguna proteína animal como carne, pollo o pescado, y finalizar con el postre, combinado con el pastel de bodas, revisa el artículo que hicimos en torno a esto para que obtengas algunas ideas.

Siempre considera los celíacos, alérgicos, vegetarianos, veganos y demás casos particulares entre tus invitados a la hora de programar el banquete.

La presentación de los platos

Por último, ten muy presente la importancia de cuidar la presentación de los platillos. La comida siempre es uno de los puntos más comentados después de un matrimonio y la idea es que todos queden satisfechos e impresionados con la elegante decoración de los platos, la manera correcta en la que estaban servidos y lo fácil que fue comerlos, nada de complejidades a la hora de comer.

Sobre todo en la mesa de los pequeños; verifica que el menú elegido tenga opciones sencillas y deliciosas para los niños, así estarán más contentos, comerán mucho mejor, evitarás que estén incómodos como comensales, que molesten a sus padres o interrumpan la bonita velada.

Aunque planificar una boda pudiera ser sinónimo de estrés, preocupaciones, angustias e incluso rabietas; utiliza cada momento de los preparativos como una excusa para disfrutar en pareja.

Aprovechen el momento de la elección del pastel, para comparar gustos, disfrutar una salida juntos y practicar la toma de decisiones como nueva familia.

Amor con hambre dura poco, planifica el menú de tu boda
5 (100%) 5 votos